#SePuedeEntender: “pro-supuesto” del infierno