El invitado del viernes 27 de noviembre de 2015 fue Marco Antonio Enríquez-Ominami Gumucio, nacido en Santiago, 12 de junio de 1973, político y cineasta chileno. Miembro del Partido Socialista entre 1990 y 2009, fue diputado entre 2006 y 2010 por el Distrito n.º 10.1 En 2009 renunció a dicho partido para participar como candidato independiente en las elecciones presidenciales de ese año, en las que salió tercero. En 2010 fundó el Partido Progresista, cuyo consejo federal lo proclamó unánimemente en julio de 2013 candidato a las presidenciales de fines de año, donde obtuvo nuevamente la tercera mayoría.

El político chileno Marco Enríquez-Ominami considera que Mauricio Macri no debería apartarse del camino recorrido durante estos años de integración.
Para el político y cineasta chileno Marco Enríquez-Ominami la integración de América Latina es una garantía para la democracia.

“Todo lo que está pasando en América Latina sea la CELAC, el ALBA, Mercosur, Unasur son una gran noticia. Es la búsqueda de los gobernantes de encontrar plataformas de diálogo y es una esperanza para la democracia”, resaltó Enríquez-Ominami durante La Entrevista Decide conducido por el periodista Víctor Hugo Morales.

En su primera conferencia de prensa como presidente electo de Argentina, Mauricio Macri aseguró que en la próxima cumbre del Mercosur solicitará la aplicación de la cláusula democrática a Venezuela por supuestos límites a la libertad de expresión y presunta persecución a líderes de la oposición.

Respecto a este tema Enríquez-Ominami señaló: “Ojalá que Macri no retroceda en la integración. Sus declaraciones obedecen a un discurso de la derecha que él necesita reencarnar. Ojalá que una vez que asuma la presidencia no se le pase por la cabeza desandar el camino que hemos recorrido como continente”.

Mencionó como ejemplo el golpe de Estado en Honduras contra Manuel Zelaya y explicó que “fue Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos (OEA) quienes administraron el caso y fue un desastre. En cambio, en el caso de Ecuador y Bolivia fue la Unasur la que se constituyó y rápidamente nos pusimos de acuerdo”.

Con respecto a los comicios presidenciales en Argentina del pasado domingo, Enríquez-Ominami sostuvo que se cerró un ciclo, pero no para la izquierda latinoamericana.

“Se logró el desendeudamiento, la reducción de la pobreza, un crecimiento de cuatro puntos promedio, control de la inflación promedio, la expansión de la democracia. Todo eso en América Latina es sensacional” y debe seguirse avanzando, enfatizó.