A 26 años de “La Mano de Dios” y de “El gol de todos los tiempos”

 El 22 de junio de 1986, en el estadio Azteca del Distrito Federal de la ciudad de México, la Selección Argentina derrotó a Inglaterra por 2 a 1, con goles marcados por Diego Armando Maradona.

 A los 5 minutos del segundo tiempo Maradona recibió el balón, se la pasó a Jorge Valdano, quien remató al arco un disparo que tocó el defensor inglés Steve Hodge. El balón se elevó, cayó muerto en el medio del área, Maradona saltó con sus 166 centímetros, alcanzó a cachetear con su puño izquierdo la pelota para, de esta forma, engañar al árbitro tunecino Ali Bin Nasser, anticipar al portero Shilton, y convertir el gol conocido como el de “La Mano de Dios”.

 Apenas cinco minutos más tarde, Maradona entró en la historia del fútbol mundial al arrancar con la pelota por detrás de la mitad de la cancha, esquivar a seis jugadores ingleses (Hoddle, Reid, Sansom, Butcher, Fenwick y al portero Shilton) y, luego de recorrer 60 metros en menos de diez segundos, marcar el segundo gol del partido, reconocido como “El gol del siglo” en una votación realizada por la FIFA en 2002 entre 341.460 personas de más de 150 países distintos.